miércoles, 2 de noviembre de 2016

LOS NUEVOS ESCRITORES Y LAS LIBRERIAS

Cada vez estoy más convencido de que, cuando por fin publicas tu libro, ya sea con una editorial o bien auto-edición, tienes que pelear y sacar los dientes por tu criatura. Inyectar sangre en tus ojos y decir: Aquí vengo yo para hacerme un sitio le pese a quien le pese. En este caso, a la hora de venderlo. La mejor mercadotecnia que existe, a mi parecer, es hacerlo personalmente. Las redes sociales ayudan mucho a conocer tu obra. Por supuesto el boca a boca, casi tan importante o más que las redes sociales. Y por supuesto, tomar un par de ejemplares y camuflarte en fiestas, salas de reuniones de amigos, incluso cuando vas a un museo y encuentras a algún conocido que está entre un grupo de amigos suyos. Siempre es bueno acercarse y entablar conversación para introducir tu creación.
Pero, también la experiencia me está enseñando que dejar un libro de un escritor que se está abriendo paso en este mundo tan cruel y tan monopolizado, en una librería, no es buena idea. El sistema de venta, a mi parecer, no es el correcto. ¿Por qué dejar un libro que no se conoce en una estantería del interior del establecimiento, acumulando polvo, cuando lo normal sería ponerlo al lado de libros "Mejores Vendidos", de autores famosos? ¿A caso no contagiarían prestigio y fama al que acaba de llegar? ¿Es normal hacer esto o es que estos libreros no tienen idea de hacer buena mercadotecnia? ¿Realmente se necesita hacer un curso de lo que en inglés se denomina "marketing" para llegar a tener estas ideas?
Agradezco infinitamente el interés de las librerías cuando se ofrecen a poner mi libro en su establecimiento pero, si es para guardarlo dentro, en una estantería que ni siquiera se ve ni está a la vista de los posibles compradores, prefiero venderlo personalmente aunque sea con una mesa portátil en mitad de una calle peatonal.
Por mi parte, voy a luchar a muerte por mi obra. Y por las próximas obras que, Dios mediante, escriba en lo sucesivo. Y pelearé por darlo a conocer. Y porque, no hay nada más importante para un escritor que su propia obra.
Un abrazo a todos y gracias por compartir unos minutos de vuestras preciadas vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario