viernes, 4 de septiembre de 2015

IMPOTENCIA E INDIGNACION

Esta noche, he estado viendo las noticias y la verdad que me he puesto enfermo. Enfermo de impotencia, enfermo de tristeza de ver lo que está ocurriendo con las masas de personas que están huyendo de su país hacia otros países de Europa.
Pero, ¿dónde está la solución? España se quiere volcar con estas personas y a mí me parece muy loable. Pero, ¿realmente estamos preparados económicamente para afrontar una situación así? Vamos a suponer que ya les hemos dado refugio. Y después ¿qué? ¿Qué pasa con ellos? ¿De qué van a vivir? ¿Es suficiente con darles el pescado en las manos? ¿Se les enseñará a pescar para que vivan y tengan una vida digna o por el contrario se les abandonará a su suerte como ya se hizo con otras personas inmigrantes que se les dejó entrar para recaudar votos y quedaron mendigando por todo el territorio?
Tenemos un problema muy grande y no queremos verlo. Y no solo nosotros sino toda Europa. Ya lo decía el niño sirio de 13 años: No quiero irme de mi país. Quiero la paz para poder vivir.
Los Gobiernos del resto de países del planeta, ¿no deberían tomar cartas en el asunto y poner orden en todos esos países en guerra para que la gente no tuviera que marchar de su tierra natal y poder vivir así todos en paz y armonía?
No creo que la solución esté en acoger a los refugiados, que por otra parte tienen derecho a una vida digna como cualquiera hijo de vecino. La solución está en poner el orden en esos países conflictivos y eso, eso sí es problema de todos, porque solo basta con la muerte de una criatura, de un solo niño, para levantarse en un llamamiento mundial de todos los seres humanos y en especial, los dirigentes mundiales y erradicar de una vez por todas a esos otros dirigentes que solo buscan el lucro, el poder y la muerte en masas de inocentes.
Gracias a tod@s. Un abrazo!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario