miércoles, 25 de abril de 2012

Un poco de amabilidad

Esta mañana, he estado en el hospital de Santa Lucía para visitar a mi amigo Rafa de su operación de piel.
Le han puesto unas grapas hasta que vuelva a su sitio. En la cama de al lado, había un señor inglés. Él también tenia visita de su esposa y unos amigos. El caso es que, cuando se ha ido su visita, nosotros estábamos todavía allí con Rafa, sus padres y su hermana María. He visto que se había quedado un poco triste el hombre y me he asomado a su cama. Él me ha visto y me ha preguntado, en inglés, naturalmente, porque no sabe español, por el partido de ayer del Barcelona y el Chelsea. Me he acercado con un poco de miedo pues, mi inglés no es fluido y no tengo un nivel de entendimiento aceptable todavía. El padre de Rafa, Rafael, también se ha acercado y entre los dos hemos charlado ameno con este hombre, que por cierto, no sé su nombre. Después de decirme la tristeza sufrida por el Barcelona ante el Chelsea, nos ha estado comentando acerca de su operación y de que ha estado apunto de morir. Le han tenido que quitar un trozo de intestino y hasta dentro de un mes, probablemente, no podrá dejar el hospital.
El tiempo que hemos estado con él, ha estado animado, ha sentido cierta animosidad de ver que dos extraños han entablado una pequeña conversación con él como si nos conociéramos de toda la vida.
Con esto quiero decir que, no nos cuesta nada ser un poco más humanos en las relaciones sociales y sentir la satisfacción de hacer feliz, aunque sea por unos breves minutos, a alguien que desea contarnos su vida, su historia, sus inquietudes, o simplemente desahogarse en ese momento.
No hace mucho leí en una revista científica que, los hospitales estaban más llenos de personas por enfermedades psicológicas que por enfermedades físicas.
Intentemos dejar de estar tanto tiempo conectados a internet, facebok y resto de redes sociales y procuremos acercarnos algo más físicamente a las personas de nuestro entorno, ofrecer una sonrisa, tender una mano, una ayuda, una simple palabra cálida y amable. Todos necesitamos de todos.
Un abrazo.

2 comentarios:

  1. Hay ingleses por todas partes y, naturalmente, hablan inglés.

    ResponderEliminar
  2. Hola Carlos,quería darte la enhorabuena por esta pequeña reflexión, ya que estoy totalmente de acuerdo contigo en que la gente debería dejar de ser cada vez más introspectiva y dedicarse a disfrutar de todo lo que pueden ofrecer las personas que nos rodean, ya sean ingleses o no. Tu gesto además de demostrar una increible humildad y humanidad por tu parte, ya que a leguas denota que es desinteresado, demuestra que eres un hombre que se preocupa por enriquecerse y completarse como persona, ya que al realizar ese pequeño gesto el otro día en el hospital con ese hombre y esfrozarte por hablar en un idioma desconocido para ti, que ya es otro gran esfuerzo, sólo por hacerle un rato de su vida más agradable dice mucho de tí, porque amigo lo que forja nuestra cultura y caracter es en gran porcentaje la comunicación y la socialización con el prójimo y en ello tu destacas. Ánimo y sigue así.

    ResponderEliminar